Antonio Laveaga En el mundo del vino, la tendencia después de saber catar, es el saber maridar o armonizarlo con alimentos, ya he hablado de esto pero recuerdo brevemente los maridajes típicos: 1) Empatar sabores, esto es que ni vino ni comida se sobrepasen el uno al otro. 2) Maridaje de contraste. Aquí se debe de conocer muy bien tanto vino como alimento para hacer que contrasten y no equivocarse, esto es ácido vs. dulce, etcétera. 3) Maridaje a base de elementos puente, que quizá este es el más vanguardista y que deshace todos los mitos y reglas clásicas de la antigua escuela francesa. Es decir, no necesariamente acompañar las carnes blancas con vinos blancos, y las carnes rojas con vinos rojos, el elemento puente puede ser una salsa o bien una especia que llega a influir en el sabor del platillo, y ésta…

Así como elegimos los distintos platos para un menú, debemos prestar igual de atención a la elección del vino. En esta guía veremos cuál elegir de acuerdo a la comida. Consejos para elegir el vino según la comida El vino se consume principalmente como acompañante de los distintos platos, no tanto como una bebida en si misma, por tanto hay que saber elegirlo de acuerdo al menú preparado. Como pauta general, podemos seguir la siguiente tabla que relaciona el tipo de plato con el vino adecuado: Pescados blancos – Vinos blancos y ligeros. Pescados azules, mariscos y salsas – Vinos blancos con cuerpo. Carnes rojas – Vinos tintos ligeros. Carnes blancas – Vinos rosados. Carnes rojas y caza – Vinos tintos con cuerpo. Para los primeros platos, si son de embutidos y quesos, se utiliza un rosado seco. Si hay pescado (o fritos tipo…

A ciertas bodegas por nuestras latitudes (América) cuya producción de vino es muy escasa se las llama bodegas boutique, cuyo sinónimo para otras latitudes es “vin de garage”, este concepto nació hace veinte años en Bordeaux (Francia). Las bodegas boutique se caracterizan por que el vino proviene de una parcela de viñedos muy pequeña que se vinificó en un “garage”, es decir, no en una bodega prevista a este fin. Las bodegas boutique buscan una producción muy tradicional, con un rendimiento en los viñedos muy bajo (20 hectolitros / hectárea aprox.) y un cuidado personalizado de los racimos de uva hasta su cosecha. Podemos decir que una bodega es boutique cuando tiene una capacidad de 100.000 litros. En los Estados Unidos, este mismo criterio es comúnmente aceptado y se habla de un volumen de venta anual de 10.000 cajas de doce botellas. El término…

Un buen vino debe disfrutarse en su copa adecauada, no sólo por su apariencia, ademá para mejorar la experiencia de disfrutarlo. Además teniendo en cuenta que cada región cuenta con sus tradiciones para degustar el vino, que puede variar en forma, tamaño, hasta color. Forma La copa de vino es convexa, como una tulipa cerrada. Cuyo borde se curva hacia el interior, gracias a esto el aroma del vino logra captarse de mejor manera, ya que se canaliza directo a la nariz. Si el caliz de la copa es poco profundo, su superficie al ser demasiado grande para el vino, entra en contacto con el aire y el aroma se puede perder. De la misma manera el pie debe ser largo, para sostenerla on los dedos, sin necesidad de tocar el caliz. Tamaño Las copas con capacidad de 28cl, es ideal para los vinos…

No siempre es fácil evaluar la cantidad exacta de queso por persona, sobre todo cuando somos muchos. Aquí hay algunas pautas para estimar las cantidades correctas de queso por persona. * Si se trata de una comida donde los invitados estén sentados: Permita 60g a 80g de queso por persona después de la comida. Para 4 personas: considera una varia de 350 g a 400 g por lo menos. Para 6 Personas: 500 g de queso. Para 8 personas: proporcionar una Tabla de 600 g de queso. Para 10 personas: calcula 70 g de queso por persona. Para 20 personas: calcula 60 g de queso por persona (a caso a no todas las personas les gustas). * Queso como comidas única: ofrecer 250g por persona. Una botella de vino y el queso: 1 botella por cada dos o tres personas y raciones de 250…

Vin chaud para los franceses, hot spiced wine o mulled wine para los anglosajones, glögg para los suecos, glühwein para los alemanes… Hablamos del conocido como ‘vino caliente especiado’; un caldo que, en España cuenta con menos tradición, pero cuyo consumo es más que habitual en países donde los rigores invernales no perdonan (o perdonan menos). Una receta que no consiste únicamente en calentar un vino (que ha de ser más o menos corriente), sino que puede incluir diversos ingredientes en función del país donde se elabore. Aún así, normalmente no suelen faltar, además del vino, productos como canela, clavo, miel o azúcar, piel de naranja o mandarina, piel de limón… Nosotros te proponemos esta receta a modo de ejemplo, perfecta para entonar el cuerpo los días de más frío, y que podrás acompañar, por ejemplo, con unas galletitas o unos frutos secos como…